“Chicos de las noticias, Twitter no es vuestro amigo”

¿Todos somos comunicadores con Twitter? (VI)

“Chicos de las noticias, Twitter no es vuestro amigo”

Twitter anunció en 2012 que había firmado un acuerdo con NASCAR, la Asociación Nacional de Carreras de Automóviles de Serie, para contratar a un editor para filtrar los mejores tuits y contenidos de la carrera que se iba a disputar ese fin de semana. Esta decisión hizo que más de uno se preguntara si Twitter estaba incursionando en el mundo de los medios de comunicación y si había alguna razón para que estos se preocuparan por su competencia.

Según algunos, Twitter había empezado como una red “de muchos a muchos”, pero que con el paso del tiempo se parecía más a un medio que a una red de microblogging. Millones de usuarios (es decir, consumidores) siguen a un número reducido de marcas, ya sean personas o corporaciones.

“¿Por qué Twitter tiene tanto interés en centrar la atención de sus usuarios en un número relativamente reducido de megaeditores?”, se preguntaba Jake Levine (2012), director general de Digg. Según él, primero porque Twitter sabe que para llegar a los nuevos seguidores debe simplificar su producto. Y segundo, porque las marcas no saben cómo integrase en los grupos pequeños de conversación, pero lo hacen fácilmente en los grupos grandes.

Dick Costolo, el número uno de Twitter, ha declarado en repetidas ocasiones que Twitter no es un medio de comunicación ni quiere serlo, algo razonable si se tiene en cuenta que ha empleado mucho tiempo negociando con empresas como ESPN, y para este tipo de empresas sería una traición que Twitter les hiciera la competencia invadiendo sus espacios.

El acuerdo con NASCAR confirmaría lo que venía diciendo el bloguero Dave Winer (2012): “Ey, chicos de las noticias, Twitter no es vuestro amigo”. En realidad, seleccionar tuits y fotos sobre una carrera de coches no es periodismo, pero lo que Twitter empezaba a hacer con este acuerdo era muy parecido a lo que cualquier periódico podría hacer para cubrir una carrera (Ingram, 2012b).

Algunos ya lo habían anticipado cuando Twitter compró en 2012 la empresa Summify, un servicio que se encarga de enviar al usuario un resumen por correo electrónico de enlaces interesantes de las redes sociales, filtrados según sus intereses. Twitter tiene necesidad de procesar mediante algoritmos inteligentes la avalancha de información a la que expone a los usuarios (Ingram, 2012a).

Estas intromisiones ya se habían intuido cuando Twitter lanzó en 2011 Twitter for Newsrooms, tal vez a raíz de la iniciativa de la Página para Periodistas de Facebook, lanzada en abril de 2011 (El Mundo, 2011).

Sin embargo, los temores ante este posible intrusismo de Twitter han tenido también sus contrapesos. Jeff Howwe, autor de Crowdsourcing, tranquilizaba al auditorio: “Imagina un accidente de tren. En las primeras horas, lo que quiero es gente sobre el terreno; en eso, Twitter es imbatible. Pero, pasadas las horas, hace falta gente que contraste los datos, que interrogue a las autoridades… Y eso debe hacerlo un profesional, no un tipo que solo pasaba por ahí” (Abad, 2011).

José Luis Orihuela cree que Twitter es una herramienta muy poderosa, pero considera que esta indudable utilidad no debería anular ni sustituir el juicio periodístico, los criterios profesionales que se aplican para decidir qué es relevante o no para la audiencia (Orihuela, 2011).

En ese mismo sentido se expresaba León Gross, en el marco del congreso ¿Hay periodismo en Twitter?, celebrado en Málaga en enero de 2013: “Si hacer periodismo es contarle al mundo lo que sucede, se puede; si hacer periodismo requiere hacer un relato articulado y jerarquizado, hacerlo en 140 caracteres parece difícil” (González, 2013). Al uso actual de Twitter, según él, le falta músculo periodístico: “En este momento lo que estamos haciendo es enlazar, esencialmente enlazar” (González, 2013).

 

Arrabal, G. (2014) ¿Todos somos comunicadores con Twitter?, Ponencia presentada en el Workshop Prácticas culturales juveniles y movimientos sociales en el Mediterráneo: ¿Un cambio de época?, Universidad de Málaga, Málaga, 6 y 7 de noviembre de 2014

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *